Muchos de los servicios más importantes de Internet están ‘regionalizados’. Esto quiere decir que la gente fuera de las geografías autorizadas simplemente no puede usar el servicio. Los grandes exponentes de estas medidas son Hulu, Netflix (en su versión gringa), Pandora y Spotify, entre otros. Estos servicios cambiaron radicalmente el consumo de contenido pero al mismo tiempo empujaron a las personas que no pueden acceder a ellos hacia las redes piratas que en algún momento dominaron (¿o lo siguen haciendo?) Internet. La gran mayoría de los internautas no puede contar con estos servicios porque están restringidos a ciertos países, pero hay maneras de gozar de todo su contenido sin quebrar la ley.

¿Por qué restringen?

Como sabrán, las casas productoras buscan licenciar su contenido en varios países. Si ofrecieran todo por medio de una página web, perderían una importante fuente de ingresos. Desde Colombia hacia el mundo también pasa lo mismo; las grandes producciones colombianas como ‘Café, con aroma de mujer’ y ‘Yo Soy Betty, la fea’ se vendieron en otros países. Por lo tanto, desde un punto de vista de negocio, tiene todo el sentido del mundo restringir su acceso según la geografía. Sin embargo, eso no explica por qué simplemente no cobran lo suficiente para reemplazar una fuente de ingresos por otra. Solo hay que imaginarse cuánto pagaría la gente por poder ver ‘Breaking Bad’ al mismo tiempo que sale en Estados Unidos.

Pero Internet es mundo de hackers y de ‘viveza’. Existen varios servicios y productos que permiten usar estas páginas, y muchas otras, desde cualquier lugar del mundo. Después de una ardua investigación viendo series y películas en el trabajo, acá les tenemos una revisión de algunas de estas herramientas.

Los VPN

La forma más conocida de sobrepasar las restricciones es por medio de una ‘virtual private network’ o, como se conoce en Internet, VPN. Las redes virtuales privadas permiten simular el lugar donde se ubica el usuario lo que, en consecuencia, le permite saltarse la restricción que tienen los servicios de streaming. Hay opciones pagadas y gratis, con sus respectivas ventajas y desventajas.

Primero, miremos las opciones gratuitas. El servicio gratuito más popular es HotspotShield, que permite conectarse a la VPN de ellos y poder navegar privadamente. Hay que bajar un programa gratis -soportado por publicidad- que activa la conexión VPN. Sin embargo, a mi no me dejó navegar cuando activé el programa. Anteriormente lo había usado y se ‘tomaba’ la búsqueda de Google. En otras palabras, cuando uno ingresaba a Google, el HotspotShield lo redirrecciona a otra página similar. Además, varios servicios ya tienen bloqueada la conexión por medio de HotspotShield. Como dicen por ahí: a veces lo barato sale caro.

Hay otros que son ‘shareware’, o sea que son parcialmente gratis. TunnelBear, por ejemplo, es un programa con ‘salidas’ a Estados Unidos e Inglaterra, que funciona con los grandes servicios de streaming de dichos países. El iPlayer de la BBC es uno de los servicios más populares de Internet y con TunnelBear lo podrá usar. Sin embargo, el servicio solo tiene 500 MB gratis al mes. Para eliminar ese limite, se necesita pagar 4,99 dólares el mes o 49,99 ‘verdes’ al año.

Otros servicios con planes de pago similares son OkayFreedom o TorVPN. Todos funcionan de manera similar; tienen una versión gratis restringida por un límite de datos con planes pagos para eliminar o aumentar significativamente el número de datos que el usuario puede usar.

TunnelBear

El gran problema con estos servicios es que hay que bajar un cliente, lo que automáticamente descarta varias plataformas. Con la revolución móvil, cada vez es más cómodo consumir contenido en plataformas de este estilo. Sí, varios de estos servicios tienen clientes para iOS y algunos también están en Android, pero eso deja por fuera las tabletas y celulares de otras plataformas.

Otro de los servicios más populares se llama StrongVPN, y a diferencia de los productos mencionados anteriormente, no tiene una versión gratis y tampoco tiene un cliente. Por 55 dólares al año o US$ 21 cada tres meses, el usuario recibirá unas instrucciones para configurar su conexión de red. Lo más bonito de StrongVPN es que se puede configurar adentro de su router inalámbrico, lo que permite conectar cualquier dispositivo a internet por medio de la VPN.

Todos los servicios de VPN, en mi experiencia, reducen la velocidad de Internet. A pesar de que digan que no tienen políticas para reducir la velocidad de la conexión, es obvio que pasa. Solo hay que hacer unas simples pruebas para darse cuenta. Desde el punto de vista técnico, el paso adicional de tener que pasar por un servicio extra inevitablemente disminuye la velocidad; es un trayecto más largo de punto a punto.

Por otro lado, este tipo de servicios le dan un plus de seguridad a la conexión. Los piratas informáticos y hasta las autoridades tendrán un mayor reto para revisar el contenido de la conexión del usuario.

Los DNS

DNS

A medida que fue aumentando la demanda por el consumo de contenido ‘georestringido’, aparecieron más servicios que permitían hacerlo. La nueva generación está basada en tecnología DNS. Con solo cambiar las direcciones DNS de su computador o dispositivo, el servicio le permite ver una serie de ‘canales’ con contenido localizado.

Uno de los mejores es UnoTelly, un servicio que por 4,99 dólares al mes le permite ver casi todos los contenidos que de lo contrario son exclusivos para los estadounidenses o los británicos. Sin embargo, poner a funcionar UnoTelly es un poco complicado, sobre todo en equipos que corren Mac OS X. Para Windows, hay una herramienta que actualiza la IP y pone a volar el servicio, pero para el sistema operativo de la manzana, hay que instalar un programa para que haga la actualización de la IP todos los días.

Los servicios como UnoTelly tienen la ventaja de no tener límites de datos. Cuando el objetivo es ver películas en alta definición, tener un limite de datos es mortífero. Es como tener una conexión 4G con solo 6 GB.

UnoTelly tiene una gran ventaja y es que se puede instalar es muchos dispositivos, hasta un router con DD-WRT. Eso permite usar Netflix, Hulu y Pandora desde el Xbox 360, PlayStation 3 y hasta el Apple TV.

Los otros

Finalmente, hay otros servicios que no son pagos, como Media Hint y hola, que solo funcionan con navegador. Son extensiones y aplicaciones para los navegadores que desbloquean los servicios mencionados. En mi experiencia, si va a consumir contenido en su computador o su portátil, esta es la mejor opción, pero si quiere llevar la experiencia a su televisor, seguramente un VPN o un servicio DNS será su mejor elección.

Napster2011

Anuncios