Newlogo-pandaLow

Panda Security  hace una recopilación de los ciberataques conocidos que mayor repercusión e impacto tuvieron durante 2015 y de los cuales nos queda la certeza cierta de que en la medida en que utilicemos más dispositivos, laseguridad será más necesaria.

Al fin y al cabo, los ciberdelincuentes demostraron a lo largo del año ser capaces de descubrir y aprovechar cualquier vulnerabilidad para obtener nuestros datos o controlar nuestros dispositivos en los que fueron los ciberataques más dañinos y preocupantes de 2015.

Robo de huellas dactilares
Si bien es  cierto que el reconocimiento de las huellas dactilares se ha convertido en uno de los métodos de seguridad biométricos más abrazados por la tecnología (sin ir más lejos, es el método de desbloqueo de los iPhone), el robo de datos de la administración de los empleados del gobierno estadounidense demuestra que el sistema no es seguro.

Un grupo de ciberdelincuentes obtuvo el pasado mes de junio las huellas dactilares de cerca de seis millones de trabajadores federales, una información con la que sus móviles (y quién sabe si la seguridad de ese país) podrían correr peligro.

Control remoto de automóviles inteligentes
Otro de los grandes retos de la ciberseguridad pasa por los coches inteligentes. Mientras, estos vehículos del futuro siguen teniendo una vertiente vulnerable. El pasado verano, dos ‘hackers’ demostraron que era posible aprovechar los fallos de la computadora de a bordo del Jeep Cherokee para llegar a manipularlo, controlando incluso el motor y los frenos a distancia.

Mil millones de Android comprometidos
No todas las vulnerabilidades en lo que a seguridad informática se refiere llegan de la mano de aparatos modernos o herramientas revolucionarias, sino que incluso los ‘smartphones’ han protagonizado un escándalo en este 2015: en concreto, cerca de 1.000 millones de dispositivos con Android se vieron afectados por Stagefright, un fallo de seguridad que habría permitido a los cibercriminales acceder a cualquier teléfono Android y controlarlo sin que los usuarios lo supieran.

Millones de infidelidades, al descubierto
El gran escándalo del año en el mundo de la ciberseguridad llegó de la mano de Ashley Madison y la filtración de los datos de sus 32 millones de usuarios. De este terremoto se sacaron un buen puñado de lecciones que todos, plataformas y usuarios, deberían tener presentes de cara al futuro.

Una bomba hospitalaria vulnerable
La salud de los seres humanos también está en riesgo por culpa de dispositivos vulnerables. No solo porque un automóvil inteligente pueda ser manipulado y sufrir un accidente, sino porque este año una bomba hospitalaria utilizada para suministrarle a los pacientes sus medicamentos de forma informatizada se tuvo que retirar del mercado. Al estar conectada a la red de los hospitales, algún ciberdelincuente podría haber accedido a ella, manipularla y cambiar su configuración con consecuencias catastróficas.

Gasolineras en peligro
Los surtidores de las gasolineras también son vulnerables. Una investigación determinó que en España no pocas estaciones de servicio corren riesgos, y en América sucede lo mismo: al estar conectados a una red, los surtidores pueden ser atacados, e incluso un ciberdelincuente podría llegar a hacer explotar uno de ellos a distancia.

El año negro de Apple
Este 2015 fue el peor año para la firma de la manzana mordida en lo que a seguridad se refiere. Los ciberataques sufridos por sus dispositivos multiplicaron por cinco la cantidad recibida el año anterior y alguna que otra vulnerabilidad salió a la luz. Es el caso de Dyld, un ‘bug’ descubierto el pasado verano y que afectaba al sistema operativo de sus Mac OS X.

Datos robados a un tercero
Los 15 millones de clientes de la operadora T-Mobile vieron cómo sus datos fueron robados por un grupo de ciberdelincuentes. Según la compañía, la información de los últimos dos años fue sustraída, pero no de sus propios servidores, sino que el robo lo sufrió un tercero: la compañía con la que T-Mobile gestiona los pagos y créditos a sus clientes.

Robo de datos a través del navegador
Efectivamente, los grandes nombres de la tecnología no se libraron este año de los escándalos por poner en riesgo la seguridad de sus usuarios. Es el caso de Firefox, que tuvo que advertir a los internautas el pasado verano de que un fallo en el navegador hacía que los ciberdelincuentes pudieran buscar y robar archivos de un equipo sin que nadie se percatase de ello.

Un mal fin de año para Dell
El último gran escándalo tuvo lugar en noviembre, cuando se descubrió que los últimos modelos de las computadoras Dell escondían en su interior un grave fallo de seguridad. Gracias a esta vulnerabilidad, los ciberdelincuentes podrían alterar la comunicación entre varias computadoras y robar datos de los equipos afectados.

Sobre Panda Security
Fundada en 1990, Panda Security es la empresa líder a nivel mundial en soluciones de seguridad basadas en la nube. Con sede en España, la compañía cuenta con presencia directa en más de 80 países, productos traducidos a más de 23 idiomas y millones de clientes en todo el mundo. Su misión es simplificar la complejidad creando nuevas y mejores soluciones para salvaguardar la vida digital de sus usuarios. Como parte de su política de Responsabilidad Social Corporativa, Panda Security colabora con el Proyecto Stella para promover la inserción social y laboral de personas con síndrome de Down y otras discapacidades intelectuales. Para más información, visitehttp://www.pandasecurity.com/.

Fuente: Nota de Prensa Panda Security

Anuncios